Floggers y el maltrato de los medios

Los floggers son la nueva moda de los medios, todo el mundo habla de ellos como si fueran expertos. La tendencia a informar acerca de tribus urbanas ya excede al medio que los catapultó a la fama, internet. Los floggers (junto a los góticos, emos, otakus, etc etc) son las nuevas estrellas de las notas de variedad e informativos de TV, radio, periódicos, etc.

El problema es que, principalmente en TV, los conductores se burlan de ellos. Todo es excusa: el peinado, la sexualidad, su vestimenta, el pasito flogger, la adicción a mostrarse… y es justamente esa característica la que los hunde. Es que tranquilamente uno podría decir «si no querés que te jodan en TV, no te expongas a eso». El problema es que ellos justamente basan su identidad en mostrarse. Si pueden hacerlo fuera de sus fotologs, mejor. Reuniones en el Abasto, boliches con fiestas exclusivas para ellos, anuncios de Nike… la TV es la cima de la exposición. Entonces caen en un ciclo vicioso. Ellos se prestan para ser burlados, la TV aprovecha y se burla de ellos.

Pero más peligroso me parece lo que se estuvo leyendo en La Nación durante toda la semana pasada; los floggers parecían el enemigo público número uno. Detenidos por peleas con otras tribus urbanasquema de autos, robos… ¿ahora los asocian a la inseguridad? ¿Se convirtieron en un chivo expiatorio? Me parece simplemente ridículo ya el punto al que se está llegando.