Inadvertida


Foto: ElPais.com

Finalmente, la antorcha olímpica visitó por primera vez en su historia a Buenos Aires, y su paso, como bien titula ElMundo.es, fue sin pena ni gloria. El hecho de que no haya sido interpretada ni boicoteada por ningún grupo de manifestantes debe interpretarse como una buena organización del evento? Realmente no creo que las más de 5.700 personas a cargo de su custodia (entre policía, prefectura y voluntarios) hayan sido los responsables de esto. Lamentablemente los anteriores países por donde la antorcha pasó (Francia, Inglaterra y Estados Unidos) no tienen grandes problemas internos que movilicen a su población que, además, se encuentra más concientizada acerca de los conflictos mundiales que la nuestra. Aquí nos movilizamos si nos tocan el bolsillo o si simplemente no simpatizamos con la ideología política de turno. Ni que hablar que la comunidad tibetana aquí es mínima, por no decir prácticamente inexistente, a diferencia de lo que quizás ocurra en ésas naciones, donde probablemente hayan varios exiliados (recordemos que el Dalai Lama formó un gobierno en su exilio en la India).

Aún así, a pesar del clima, que bastante bien resistió (a penas cayeron unas gotitas de lluvia), y si bien para la mayoría de nosotros el evento pasó desapercibido, la visita de la antorcha es un honor que debemos recordar con simpatía en el futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s